Mexicanos compiten en la NASA con un minisatélite

Todo es como un sueño. Así lo explican nueve alumnos de la UNAM que no rebasan los 22 años de edad y quienes impulsan su proyecto: un satélite enlatado que será enviado por un cohete y arriba, a poco más de 800 metros de altura, será liberado y comenzará a enviar información (sobre temperatura y presión) a una estación terrena.

Su misión, cargada de interés, conocimientos y sueños los ubica en el doceavo lugar, entre 81 semifinalistas, todos ellos  estudiantes de países como Estados Unidos, Turquía, Polonia, Italia, Canadá o Suiza, entre otros.

El equipo representativo de la UNAM, Can Sat Siqueiros, participará del 9 al 11 de junio en el certamen internacional CanSat Competition, organizado por la NASA y otras asociaciones, en Texas, EU.

Según un comunicado de la UNAM, “la competencia consiste en generar la electrónica para lograr la telecomunicación entre un satélite del tamaño de una lata y una estación terrena para conocer, el día de la competencia, datos como velocidad, presión y temperatura del ambiente de manera remota”.

El artefacto en cuestión es un cilindro de 13 centímetros de diámetro por 30 de alto. Fue diseñado con una mezcla de cartón corrugado y plástico para darle rigidez y adentro lleva un pequeño avión.

“Es un sistema electrónico de telecomunicación que se dobla, se mete al enlatado, y cuando llega a cierta altura, la lata expulsa al aeroplano; mientras desciende da vueltas: ese es el reto”, explicó el investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM y coordinador de la misión, Alejandro Farah Simón.

También detalló que en las alturas el cohete expulsa al CanSat, el cual a su vez saca al pequeño aeroplano que lleva en su interior, mismo que tiene paneles solares; en su caída libre envía información a una estación en la Tierra de lo que se puede observar a su alrededor.

En el comunicado, la alumna Yozadath González Riverón abundó que el planeador recabará la información necesaria y la enviará a una computadora, en tiempo real, donde los datos podrán ser recibidos e interpretados por los especialistas.

El investigador del Instituto de Astronomía detalló que en el interior del enlatado va un paracaídas de entre 50 y 60 centímetros de diámetro, elaborado en tela de polyester: “Son materiales que no pesan demasiado, ya que hay una restricción de peso en el satélite enlatado que debe caer lentamente para mandar información; mientras más datos manden, mejor se posiciona en la competencia”.

Organizaciones participantes

En conferencia de prensa, realizada en la UNAM se explicaron los objetivos de la misión que forma parte de un concurso, organizado por la American Astronautical Society (AAS), el American Institute of Aeronautics and Astronautics (AIAA) y la colaboración del National Aeronautics and Space Administration (NASA), entre otros.

El CanSat Competition se llevará a cabo en Texas, EU, y su fase final, cuando será lanzado al espacio el satélite enlatado, será del 9 al 11 de junio.

El equipo que participa en el proyecto está formado por estudiantes de la Facultad de Ingeniería, quienes informaron que en el satélite enlatado se reproduce un fragmento de la obra pictórica de David Alfaro Siqueiros, denominada La Marcha de la Humanidad que se localiza en el Polyforum de la CdMx.

Para realizar esta misión se requiere dinero: alrededor de 5 mil dólares, informó Karla García, una de las participantes.

Detalló que la cantidad que requieren para su participación en el extranjero servirá para su viaje, hospedaje y gastos del proyecto; para ello pusieron en la web una plataforma para recibir apoyos (fondeadora.mx/projects/se-parte-de-la-mision-cansat-siqueiros-2017); en ésta cualquier persona puede hacer aportes y su nombre será incluido en el contenedor.

 

Fuente: Milenio

Por: Redacción 1
COMPARTE
Envíanos tus mensajes por
Facebook
Nos leemos en
Twitter

Notas recientes