Destapan excéntrica vida de las esposas de lugartenientes de El Chapo

CDMX. - Tras la aprehensión de Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, salió a la luz la forma en la que traficaba droga de México a Estados Unidos. Pedro y Margarito Flores, conocidos como los Gemelos Flores, son dos de las personas por las que las autoridades norteamericanas lograron que el capo fuera juzgado en Nueva York.

Estos hombres nacidos en Chicago y de padres mexicanos, fueron los encargados de distribuir en Estados Unidos los cargamentos de droga que el Cártel de Sinaloa y los hermanos Beltrán mandaban desde México.

De acuerdo con El Nuevo Herald, los testimonios de estos hombres fueron fundamentales para que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) tuviera la grabación en la que El Chapo habla de sus actividades sobre el narcotráfico.

Aunque los Gemelos Flores jugaron un papel importante, poco se sabía de ellos, hasta que sus esposas, Mía Flores y Olivia Flores, publicaron un libro en el que expusieron la vida de lujos que sus maridos les dieron.

En su obra Las esposas del cártel, Mía y Olivia Flores narran que sus maridos fueron los primeros ciudadanos estadounidenses en trabajar con El Chapo.
Gracias a lo anterior, tuvieron una vida de lujos, dinero, mansiones, viajes y joyas.

Una de las opulentas situaciones que pudieron disfrutar fue cuando arrendaron una casa en una playa cercana a donde las Kardashianvan de vacaciones en Punta Mita, en Puerto Vallarta.

Las mujeres explicaron que sus maridos decidieron colaborar con las autoridades estadounidenses debido al miedo, pues sabían que no saldrían del negocio a menos que fuera muertos o presos, y Arturo Beltrán Leyva les pedía la cabeza de Guzmán Loera y a su vez, el capo que les exigía lealtad.
Fuentes: Un1ón, El Nuevo Herald y Noiselab

Por: Redacción
COMPARTE